Instituto John Henry Newman, Universidad Francisco de Vitoria

'La obra de Tolkien hay que contemplarla con el asombro de un niño'

A un par de días del estreno de la película "El Hobbit: un viaje inesperado" y con el conocimiento que posee a cerca de la adaptación de Jackson a la gran pantalla de la obra de Tolkien ¿Cree que se puede sacar una trilogía completa para cine de un libro de 324 páginas? ¿Mueven más los fines comerciales que una correcta interpretación de la historia de "El Hobbit"?

En cuanto a juzgar intenciones, yo aprendí leyendo a Lewis que "un hombre es necio si se permite juzgar a otro". Yo no soy quien para decir cual es la intención hay detrás de esto para hacerlo en tres películas. Pienso que hay material narrativo suficiente para elaborar una trilogía en tanto en cuanto no solo es "El Hobbit" sino que luego la tercera película va a girar entorno a los años que median entre el regreso de Bilbo a Hobbiton y el inicio de la guerra del Anillo, lo cual todo ese material ya esta preparado porque Tolkien dejó mucho escrito en los "Apéndices" y en algunos lugares recónditos de "Los Cuentos Inconclusos".

¿Sabe Jackson captar la esencia de Tolkien en la gran pantalla?

Más que atribuirle el mérito total a Peter Jackson, creo que en la elaboración del guion de "El Señor de los Anillos" y posteriormente de "El Hobbit" han jugado un papel fundamental su esposa, la guionista Fran Walsh y Philippa Boyens.

Uno de los libros en los que has participado como editor se titula Tolkien o la fuerza del mito. ¿Qué percepción crees que tenemos hoy de los mitos? ¿Qué puede aportar el mito a una sociedad secularizada que parece rechazar "los Grandes Relatos"?

El principal problema con el que nos encontramos hoy en día es la asociación que se ha hecho del mito como sinónimo de mentira. Cualquier persona que te encuentres por la calle te dirá esto y que la imaginación y la fantasía solo sirven para perder el tiempo, que son cosas de frikis. Esto, en mi opinión, deriva en una visión superficial de la realidad. Pero sin embargo, luego está un hecho verdadero que es que seguimos anhelando la heroicidad que convierta lo cotidiano en algo distinto de lo rutinario, lo cual es quizás la clave de la vida humana.

La obra de Tolkien ejemplifica esta tensión antropológica en el sentido de que lo élfico corre el riesgo de convertirse en una especie de aburrimiento frente a la vida, cuando previamente ha partido de un enamoramiento de la belleza. Por eso el pecado capital de los elfos es el afán de poseer aquellas obras que han salido de sus manos, mientras que el pecado de los hombres en el mundo de Tolkien, entre comillas, es el ansia de permanecer eternamente atados a los círculos del tiempo.

¿Es correcta la lectura cristológica que se ha intentado hacer de la obra de Tolkien?

Más que correcta o no yo diría si es aceptable o no. Uno es capaz de percibir elementos similares. No es aceptable decir que Galadriel es la virgen María, pero sí que es una imagen de pureza y grandeza qué puede llevarnos a meditar sobre quien es realmente la Dama de Lorien. Recuerdo que la película de "La Comunidad del Anillo" se presentaba a Galadriel como una bruja, cuando en realidad es una portadora de inmensa sabiduría, esencialmente misericordiosa.

En la obra de Tolkien no existen ni reencarnaciones, ni revelaciones, ni ningún culto a una deidad personal. Lo que tiene de cristiano la Tierra Media es una profunda nueva mirada sobra la realidad que descubre que ésta es un don, fruto de un amor sobreabundante.

Creo que la lectura de Deus Caritas Est de Benedicto XVI para esta cuestión es muy esclarecedora.

¿Es fundamental tener "el espíritu de un niño", esa admiración y asombro del que nos hablaba Chesterton, para impregnarse de la historia de El Hobbit?

Radicalmente si. Se requiere de esa participación por parte del espectador o del lector de que tenga esa mirada, como si todo lo viese por primera vez. Como si todo fuese producto de un milagro.

Muchas veces es la mirada de mis hijos los que me ayudan a descubrir y redescubrir la realidad que me rodea. Porque para ellos toda la realidad es milagrosa.

El estreno de "El Hobbit: un viaje inesperado" en estas fechas ¿podría tener una doble finalidad? La primera parece evidente, que son los fines comerciales de una superproducción pero ¿Podría ser la Navidad un buen momento para leer a Tolkien?

Tolkien es para todas las temporadas. Ahora con motivo de la película puede ser una buena excusa para poder leerlo o releerlo de nuevo. Pero estamos hablando de una obra de Arte. Para poder disfrutarla no tiene que haber ningún tipo de obligatoriedad, normalmente impuesta por nosotros mismos ante los acontecimientos que nos rodean, sino que implica de un ejercicio de libertad. Para cuando uno pueda y quiera teniendo en cuenta que el Arte requiere de una cierta liturgia, de un cierto reposo.

imagen extraída de lacicatrizdeyamcha.blogspot.com
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • linkedin (en nueva ventana)