Instituto John Henry Newman, Universidad Francisco de Vitoria

Semana por los perseguidos

Instituto John Henry Newman

La UFV celebro entre el 18 y 22 de mayo una semana dedicada a los cristianos perseguidos.

Fernando de Haro presentó en la UFV el documental “Nasarah” que se traduce como nazareno, una obra documental sobre los cristianos perseguidos de Siria e Irak.

Grabada en el Líbano muestra multitud de historias de pérdida y desesperación pero por el contrario historias que relatan la pasmosa fe que tienen sus gentes en una zona arrasada por el estado islámico contra los cristianos en oriente.

El millón y medio de cristianos han tenido que huir de sus hogares porque sus puertas fueron marcadas con la letra en árabe correspondiente a la 'n' de nazareno, lo que supuso ser una diana para el terror  fundamentalista que obliga a convertirse al islam o perecer.

El documental pretende dar a conocer a través de testimonios y análisis y el análisis de la situación de sus gentes. Mostrando una realidad desgarradora muy licuada en los medios de comunicación en occidente que no sin querer restar importancia han decidido trágicamente que el negocio que se está provocando en oriente “no sea noticia”. Una limpieza étnica silenciada no por el medio sino por la empatía de aquellos que debemos dar voz a sus testimonios de fortaleza en la fe de su pueblo.

El instituto John Henry Newman tubo el placer de preguntarle una única pregunta a al director del documental Fernando de Haro.

¿Qué me provoca la persecución de los cristianos?

También y no por ello menos importante la religiosa, filóloga y periodista de origen nicaragüense Xiskya Valladares , comúnmente conocida como “la Madre Twitera”, habló de su experiencia en distintos puntos de especial dramatismo donde miles de refugiados en Iraq que huyen del incipiente Estado Islámico. Un testimonio que mostro a través de fotográficas de los lugares que visito y que demostró que Europa y el mundo no pueden dejar de lado a una comunidad tan aislada y perseguida por sus creencias religiosas.

A pesar de las circunstancias, el testimonio de los protagonistas, victimas del fundamentalismo, rezumaban una vivida fe, donde el perdón hacia quienes les quitaron todo hace de su testimonio algo trascendente y por el que concienciarse del valor de quienes no han renunciado a su fe pese al terror del fundamentalismo islámico. Un testimonio que no debe caer en saco roto sino en tierra fértil de activismo pacifico contra las atrocidades de la región.

  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • linkedin (en nueva ventana)