Instituto John Henry Newman, Universidad Francisco de Vitoria

Las paredes de la UFV, hablan

Elisa de la Torre

Las Paredes Hablan es un proyecto que surge en la línea de la universidad de querer reflejar su ideario incluso cuando no alza la voz. Se trata de llenar la universidad de citas que digan algo, provoquen a los alumnos y les haga pensar; haciéndoles enfrentarse a sí mismos y a su sentido y misión como  universitarios y como personas. De esta manera la universidad pretende que sus pasillos sean lugares que sirvan para algo más que para desplazase o estar; se quiere que sean lugares de encuentro.

Como primer intento, durante el curso pasado se instalaron 3 citas de los autores H. Hesse, Madre Teresa y H. Lancordaire, pintadas sobre algunas de las paredes del edificio Central.

Como experimento resultó útil, sin embargo se pensó en un sistema más moderno y con más flexibilidad que la pintura en la pared. La nueva idea concebía la instalación de una serie de proyectores en diversas paredes seleccionadas de la universidad, que fuesen ofreciendo citas cambiantes o mensajes que merezca la pena compartir con toda la comunidad universitaria. Se optó por el sistema audiovisual de proyección ya que esta tecnología permite el poder introducir el movimiento así como un mayor índice de rotación de los contenidos a proyectar; ya no se cuenta con una sola imagen estática pintada en una pared si no que se pueden variar los contenidos, interactuar con el espacio… En base a las posibilidades tecnológicas se abren nuevos caminos hacia cosas que no se habían pensado si quiera realizar en un principio, como puede ser por ejemplo el hecho de hacer que los alumnos participen de manera activa en la selección y creación tanto de las obras como de las frases. Al convertir estos espacios en ámbitos se hace posible la interacción de los alumnos con el medio, ya no solo en el encuentro con las obras proyectadas si no en la posibilidad de participar directamente en el proceso creativo a partir de la propuesta de frases que les resulten llamativas e impactantes personalmente y que quieran compartir con el resto de la comunidad. La idea de que sus frases propuestas sean luego las protagonistas  en las videoinstalaciones crea un vínculo de encuentro muy fructífero para el desarrollo creativo y la profundización personal en las reflexiones propuestas.

Los proyectores se colocaron en lugares estratégicos donde los alumnos suelen pararse entre clase y clase y pasan tiempo muerto esperando. Es en estos momentos cuando pueden pararse momentáneamente a contemplar las proyecciones y dedicar un tiempo a reflexionar.  Se trata de transformar los lugares de tránsito en espacios de  asombro, donde pueda darse la contemplación y el encuentro con lo contemplado. El objetivo es conseguir que el universitario sea consciente de sí mismo y que pueda reflexionar acerca de temas que le saquen de lo cotidiano y le acerquen a lo trascendente. Los años universitarios son cuando el alumno se desarrolla como profesional pero también cuando va permeabilizando todo aquello que le va influyendo y moldeando para ser la persona en que se convertirá en un futuro. Es importante que se dedique tiempo a este desarrollo personal pues es la base que asentará a la persona durante el resto de su vida. Plantearse la posibilidad de la existencia de Dios como pregunta que le lata en la mente día tras día y pueda llevarle descubrir que la religión no es un estorbo ni una contradicción a la ciencia si no una ventana a la realización plena como ser humano, darse la oportunidad de dejarse tocar por lo trascendente.

Dice Terry Eagleton, crítico literario inglés, que la humanidades deberían constituir el centro de cualquier universidad de prestigio. ¿Por qué? Porque las humanidades son aquello que se pregunta por el sentido de la vida más allá de lo meramente profesional y práctico, son la razón del nacimiento de las universidades como formación integral de las personas. Proporcionan un desarrollo de las capacidades de discernimiento y juicio así como  la apertura a la verdad, bondad y belleza que equipan para las decisiones de la vida pública y privada. Las humanidades son, en palabras de Millán Puelles, filósofo y escritor español, la apertura a la totalidad de la realidad y su contribución específica a la formación de la libertad humana.

Abrazar las humanidades como parte de la formación no solo intelectual si no personal es enriquecer la vida de una manera profunda pues nos llevan a lugares desconocidos de nuestro ser.  Continúa Eagleton diciendo que, si la historia, la filosofía y demás se desvanecen de la vida académica, lo que dejarán tras de sí serán instituciones de formación técnica o institutos de investigación empresarial. Pero no será una universidad en el sentido clásico del término, y sería engañoso denominarla así.

Es por ello la importancia que la UFV quiere dar a la presencia de las humanidades no solo en el ámbito académico de la universidad si no en su propio respirar, en convertirlas en parte del día a día, de los pensamientos que se nos cruzan sin querer observando una pared y cayendo en la cuenta de que hay algo que se nos escapa y nos pregunta por un sentido más allá de lo ordinario.

También encontramos un sentido estético en este proyecto pues se trata de crear obras visuales que se relacionen con el entorno y provoquen un impacto en el espectador, llegando a sus sentidos a través de la belleza.

Esta búsqueda de la parte estética de la creación de obra, por supuesto, es un apoyo visual a la belleza conceptual, que son las citas, puesto que una frase sola no llama lo suficiente la atención y una imagen sola no invita a una reflexión concreta; es por ello que se opta por la combinación de ambas. No se trata de una creación de objetos (videos) de belleza visual objetiva sino más bien de crear experiencias, de provocar el asombro, la contemplación de algo que saca de lo cotidiano y lleva más allá, para a partir de ahí dar comienzo a una reflexión interior que podrá ir desarrollándose en el alumno tal vez a lo largo de toda su estancia en la universidad.

La importancia de la búsqueda de la belleza y su contemplación es clave en el desarrollo personal del ser humano. Dice Johann Wolfgang von Goethe que un hombre debería escuchar un poco de música, leer un poco de poesía y ver un buen cuadro todos los días de su vida, para que otras preocupaciones mundanales no destruyan el sentido de la belleza que Dios ha plantado en el alma humana. La persona tiene necesidad de belleza, de abstracción en lo contemplativo y lo estético para el goce y disfrute de la mente y el espíritu. La experiencia estética supone un encuentro con lo contemplado en el que aporta un enriquecimiento y crecimiento personal así como el acercamiento al bien y la verdad.

Elisa de la Torre es una artista pictórica cuya formación humanística y obra pretende acercarse a la psicología y a la formación de imágenes en la mente como proyección de la  persona. A día de hoy realiza una investigación tanto estética como académica. Máster en Medios de Impresión Gráfica, Ilustración y Acuñación Artística y Grado en Bellas Artes.

1 Comentario
1 LUCÍA LÓPEZ CALVO
19/01/2016 11:57:58
“Se amable, pues cada persona con la que te cruzas está librando su ardua batalla”. Frase atribuída a Platón.
Insertar comentario

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • linkedin (en nueva ventana)