Instituto John Henry Newman, Universidad Francisco de Vitoria

El hilo de la vida

Aaron Cadarso

En un soleado pero frío amanecer, en una casita rural, una anciana está sentada contemplando melancólica una foto que no llegamos a ver, sonríe pero suspira afligida, la deja delicadamente en la mesa, cerca de un pequeño álbum de fotos y se levanta. Se dirige a la escalera donde hay más fotos colgadas en la pared. Comienza a subir la escalera suavemente. Lleva consigo una cesta de mimbre llena de ovillos de lana. Se para y corrige con delicadeza una ligera inclinación en una de las fotos. Retoma la escalera cuando un ovillo de lana rojo cae de la cesta y va revotando por los pocos escalones que la anciana había ascendido. Sin que ella se percate el ovillo acaba rodando lentamente dejando tras sí un hilo rojo hasta parar debajo de la silla donde estaba sentada antes la anciana, cerca de la mesa donde estaba aquella foto que no pudimos ver. Tras un silencio aparece Yarvy, un diminuto muñeco de lana roja que con una mezcla de intriga y respeto comienza a escalar la silla para llegar hasta la mesa donde la enigmática foto le espera y con ello un recorrido vital por cada uno de las demás fotos de la casa, siendo la meta de Yarvy agruparlas en el álbum de fotos que contiene  la esencia  de la palabras amor, vinculo… familia.

A veces una gran alegoría puede sostener los cimientos narrativos de un videojuego como es el caso de UNRAVEL. Se trata de un obra interactiva hecha desde el cariño por una pequeña productora sueca llamada Coldwood que apoyada por la gran empresa de los videojuegos EA, han logrado conjuntamente crear un emotivo recorrido por los recuerdos de toda una vida a través de Yarny, un muñeco entrañable hecho de lana roja con una peculiaridad, a medida que avanza deja tras él una delgada hebra en el camino, como si se tratara del ineludible recorrido de nuestras decisiones.

Esta obra de corte independiente, no destaca por largas horas de juego, ni libertad de acción controlando a un personaje poderoso, no. En UNRAVEL somos un muñeco de lana, débil, delicado y sensible a un mundo que se le presenta a través de contemplar cada una de las fotos repartidas por la casa. En cada una de ellas se esconden recuerdos de los sucesos clave de la familia de la anciana que Yarni intenta recopilar para recuperar todas las estampas en el álbum de fotos que entraña el hilo de toda una vida, llena de momentos felices, desencuentros y mucho dolor.     

Los creadores del videojuego proponen al jugador estimular su sensibilidad a través de una humilde lección sobre los vínculos, esos hilos invisibles que atamos en quienes queremos y que por mucho que estén liados por el tiempo, lo que importa es que nunca se rompan siendo su conservación un motivo emotivo que nos recordará quienes somos al tirar del hilo de nuestra existencia.

0 Comentarios
Insertar comentario

* campos obligatorios
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • linkedin (en nueva ventana)