Instituto John Henry Newman, Universidad Francisco de Vitoria

Resucitado, reacción ante el misterio

Aaron Cadarso

El pasado mes de marzo se estrenó en cines Resucitado la enésima recreación de un suceso universal que cambió el devenir de la historia. Sin embargo, la propuesta propone enfrentar la cosmovisión agnóstica con la verdad revelada que supone afrontar la resurrección de Jesús. Presenta un punto de vista intrigante de cómo el hombre reacciona hacia el misterio, lo desconocido que quiere conocerse, la verdad.

Eso es lo que nos mueve por muy irrelevante que nos resulte a priori. Cuando algo llama a tu inteligencia en forma de revelación, uno no puede pretender sentirse indiferente o ajeno al gozo de hallar pequeños trazos que la verdad ha dejado en el mundo. Eso es lo que le ocurre al centurión Clavius (interpretado por Joseph Finnes), enviado por Poncio Pilato para resolver lo que parece un claro caso de un hurto de un cadáver, dejando un polémico sepulcro vacío que el poder romano no tolera.  

El dubitativo protagonista, va dando un giro tras otro enfrentando su visión agnóstica del mundo respecto a una muy distinta, basada en la fiel creencia de algo inconcebiblemente escandaloso. 

Resucitado podrá catalogarse como una reversión más del relato sagrado, esta vez salpicado con una más que discutible acción o una, por momentos,  hastiada intriga, pero lo que está claro es que la película finalmente es fiel a la hora de proponer una historia sobre la conversión desde la vívida fe, adquirida por la libre experiencia de ahondar en el misterio que supone encarar la resurrección de Jesucristo. La trama es una excusa para mostrarnos el sentido primigenio de la entrega de la fe al mundo haciendo participe al espectador a través de los ojos del protagonista.

Esta búsqueda del sentido por el desierto de la fe es el sentido mismo del hombre, que de camino hacia la cima del significado de la vida redescubre su esencia en sus semejantes, dignificando el sacrificio de estar ligado al anhelo del saber y del saber al ser. Pues al saber "somos" con respecto a lo sabido, queremos saber si ante la verdad podremos contemplarla sin dejar de mirarla y siendo nosotros mismos, para beber de ella y caminar firmemente hacia el cercano misterio, ligado íntimamente e inexorablemente a nuestra existencia.

 

Fotograma de la pélicula Resucitado (2016)

0 Comentarios
Insertar comentario

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • linkedin (en nueva ventana)