Instituto John Henry Newman, Universidad Francisco de Vitoria

Con olor a despedida

Gemma Sobrecueva

Hay siempre un deje de melancolía en las despedidas. Un deje de color gris azulado y de sensación de hormigueo en los brazos y escalofríos detrás del cuello. Pareciera que estamos hechos para no decir adiós y desafiando a la vida solemos escupir en el enredo de un abrazo “No es un adiós, sino un hasta luego.” Y emprendemos la marcha con un equipaje cargado de historia, de memorias, de sonrisas, de fotografías hechas de reflejos en un espejo o en un cristal, de lágrimas, de humo, de películas, de luz de velas y resacas traviesas. Y lloramos y volvemos a llorar.

Y abordamos el vil aparato que nos hace surcar los mares, los cielos o los fierros. Debajo los peces, las aves o los gusanos siguen su primaveral existencia sin tener idea que sobre ellos vamos con todo nuestro sumario a cuestas, con los ojos puestos en nuestros compañeros de viaje, desafiándoles con la mirada vidriosa, pidiendo un poco de compasión no correspondida, sintiéndonos náufragos sin isla. El vértigo melancólico suele cortarse cuando el compañero de viaje abre una bolsa de patatas fritas y destapa ruidosamente una Coca Cola. Y de vuelta a la realidad más asquerosamente ordinaria. La grasa de la patata frita, el gas corporal que emana de la Coca Cola y el ajustarse el cinturón de seguridad. Y detrás queda el acuario de recuerdos que nos causaban ese hueco en el estómago.

Y llegamos. Y la vida sigue. Pero no sigue de la misma manera. Somos seres históricos cargados de más contenido que un libro de álgebra y nos entendemos gracias a esos encuentros de los que se compone nuestra vida. También nos entendemos gracias a la tierra donde nacimos y a la que nos ha acogido. No vamos ni ligeros de equipaje ni sin sellos en el pasaporte. Y de repente nos encontramos continuando la vida en otro sitio y escribiendo más páginas de ecuaciones y más sellos pendientes de tinta para estampar. Pero hay siempre un olor, un sabor o una luz que nos sacude al regreso y al recuerdo, a la memoria de ese rincón, de ese invierno, de esa bandera o de ese abrazo. Y temblamos. Y sonreímos y lloramos.

Canta Mercedes Sosa que “llegar y partir son solo dos lados de un mismo viaje” y es seguramente porque a cada lado no se encuentra una y otra tierra solamente sino que se encuentra la una y la otra persona, se encuentran los amigos que comparten el mismo viaje. No puede haber desencuentro cuando se tiene el mismo destino  y aunque la despedida huela a olvido la esperanza queda en el desande y como dice Silvio “con un poco de brillo en la voz y añeja la mirada pero amigos como tú y yo conocen la llamada (…) es que amigos como tú y yo son milagros del alma.”

Y “luciendo los tatuajes de un pasado bucanero” disputamos a las despedidas y nos apropiamos de la siguiente tierra como si fuera la nuestra, con la esperanza de que el desafío del hasta luego sea una provocación sostenida y con el último Gin Tonic en la mano podemos brindar con Ismael Serrano cantando:

 

“Se cayeron mis alas y yo no me rendí, 
así que ven aquí, 
brindemos que hoy es siempre todavía, 
que nunca me gustaron las despedidas.”

1 Comentario
1 Susana Garcia Cardo
05/06/2016 8:57:09
Hasta siempre compañera
Tú boca y en este caso tu pluma están llenas de verdad. Son tantos los recuerdos, las conversaciones, las miradas, los silencios. Son tantas las cosas vividas entre risas y lágrimas, que la separación aunque sea sólo temporal y dividida por un gran mar siempre es triste, siempre es amarga.
Amiga te voy a echar de menos, nuestros chales y nuestras risas; sabes que aquí te espero y brindo por tu nueva aventura, por la nueva vida y por lo que viene. Fotos y frases tengo pero cuando beba y brinde con tus vasos el tintineo de su cristal pero trasladara a tu mirada, a tu sonrisa, a tus ocurrencias. Gracias Gemma, gracias Santi. Quedais instalados para  siempre en el hueco reservado para mis amigos en mi corazón. Hasta luego
Insertar comentario

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • linkedin (en nueva ventana)