Instituto John Henry Newman, Universidad Francisco de Vitoria

Bauman ya lo dice

María Roldán Ramos

La eterna disociación entre realidad y deseo desde siempre atribula y hace penar al hombre (J.Prades)

Hoy en día nos encontramos ante el hombre más frustrado a de la historia de la humanidad a pesar de que pertenecemos a la sociedad que más abastece materialmente las necesidades primarias como aquellas que no lo son. Esta sociedad llamada del bien-estar, surgió tras la crisis económica del 29 como reacción al sufrimiento que se generó tras las penurias económicas. Los ciudadanos reaccionaron pidiendo la creación de un gobierno y una sociedad que fuera garante de salvaguardar los mínimos para que hombres y mujeres pudieran vivir con dignidad.

Con el paso del tiempo el hombre occidental ha tiranizado la sociedad con la finalidad de instrumentalizarla para poder satisfacer no solo las necesidades primarias, sino sus deseos y anhelos. ¿Qué ocurre cuando pedimos que un hecho de duración finita satisfaga nuestros anhelos de eternidad e infinitud? Aparece la frustración y la sociedad de consumo intenta paliarla ofreciendo nuevas expectativas, nuevas sensaciones, nuevas emociones… que cada día estas nuevas exigencias alejan al ser humano de la realidad a la que pertenece.

Bauman y sus discípulos señalan, que en la actualidad como fruto de estas nuevas exigencias, existen nuevas formas de alienación que alejan al hombre de su realidad más próxima invitándole a llevar una vida paralela. Un ejemplo muy claro son los nuevos mundos virtuales que crean modos de vida y modos de vivir y de ser diferentes o mejorados, donde cantidad de jóvenes (y no tan jóvenes) pierden sus horas interactuando en mundos artificiales mientras dejan pasar su vida real porque les frustra que la realidad no se ajuste a sus deseos.

La humanidad no está llamada a alejarse de su realidad sino a transcender y madurar su existencia, buscando profundizar para hallar lo infinito en su existencia finita. La vida real es siempre mucho más rica, emocionante y sorprendente que las realidades que podamos proyectar.

0 Comentarios
Insertar comentario

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • linkedin (en nueva ventana)