Instituto John Henry Newman, Universidad Francisco de Vitoria

La paz es artesanía

Sophie Grimaldi

Otra vez una masacre en Francia… el día del 14 de julio, fiesta nacional. La violencia a tan gran escala nos paraliza a nosotros, la gente corriente, la que no va a tomar ninguna decisión sublime para proteger a la población, ni dar caza a las células terroristas… ni nada de nada. Nos sentimos impotentes porque somos débiles, y en esta debilidad nos entra la tentación de replegarnos sobre nuestros quehaceres tapándonos los ojos como sí no estuviese pasando… Si no podemos hacer nada ¿para qué saber, conocer? Sólo multiplica nuestra sensación de impotencia.

Cuando me impactó la noticia, me entró un gran cansancio: "otra vez, pensé; y no será la última…" Casi no quería leer el artículo que relataba los hechos ¿Para qué? Una vez que sabes que ningún familiar ni conocido estaba allí para qué sufrir tanto por desconocidos aunque compartas la misma sangre… Es un dolor que te aplasta y que es estéril o eso parece. Me vino muy fuerte el pensamiento de que la única solución era la Paz, lo que no me animó en absoluto porque también lo veía como una realidad para los grandes de este mundo: organismos de paz, ejércitos de paz, estrategias internacionales de paz…Todo eso fuera de mi alcance. Y en este momento me vino otro pensamiento curioso: ¿Por qué Dios hablará de "artesanos de la paz"? ¿Artesanos? Habría que decir más bien constructores de la paz o soldados de la paz o cualquier palabra que demuestre poder. La artesanía toma tiempo, en general se realiza objetos pequeños con defectos e irregularidades; y sólo se puede hacer uno a la vez.

Pero justamente aquí reside nuestra respuesta frente a esta ola de mal que nos sumerge. Nosotros, la gente normal, corriente, del montón, todos somos artesanos. Yo no puedo cambiar el entramado tan complejo que desemboca en estas masacres, pero si puedo hacer artesanía de paz con cada persona que me encuentre, una a una, un día tras otro. La paz no es una construcción macroeconómica sino una labor meticulosa, lenta y sencilla en la cual cada gesto cuenta y donde siempre se habla en singular, como cuando se saluda a alguien. La paz esté contigo.

 

  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • linkedin (en nueva ventana)